PREGUNTAS

¿Mar o montaña? ¿Pescado o carne? ¿dulce o salado? ¿Café o té?, ¿son realmente preguntas banales? Yo diría que no, y podría contestar diciendo: “El café me pone nerviosa y por la noche no puedo dormir, salado siempre, el dulce me empalaga o por supuesto playa, con un buen chiringuito cerca con sus calamares y bravas”..

Pero claro, son preguntas sencillas de contestar, luego están aquellas a las que no sabemos que responder o simplemente ¡no vale la pena decir nada! 

Por otro lado, están las preguntas retóricas, las existenciales, las comprometidas o subidas de tono, preguntas fuera de lugar, o preguntas tontas, entre otras. Todas forman parte de lo que somos, sentimos, creemos, pensamos, oimos o vemos. Pero yo me pregunto, ¿que sería sino existieran tantas preguntas? ¡Contesta, contesta…!

Photo by Pixabay on Pexels.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s