CHISTES CON GRACIA

Para contar un chiste hay que tener gracia, ¿estáis de acuerdo?, Claro que si el chiste no la tiene, la persona graciosa puede hacer que la tenga. A eso me refiero. 

Y luego están aquellas otras que sin querer, y sin ser graciosas te sacan una sonrisa, y acabas destornillado y soltando una risotada.
Sin ir más lejos, te vas al pueblo de mi abuela, en donde la gente “de primeras” no suele ser graciosa, (el semblante es mas bien serio), por poner un ejemplo, el típico señor de pueblo con dentadura, (no pretendo ofender a nadie), al que no se le entiende ni la mitad de lo que dice, pero diga lo que diga, ya te ha hecho reír a carcajadas, y de la nada te ha contado un chiste, que por supuesto no tiene gracia.
Estoy segura que si se organizara un concurso de chistes, en el pueblo de “mi abuela”, otorgándole el reconocimiento; “al mejor contador de chistes sin gracia”, el señor con dentadura se llevaría el premio.
Bueno y ya que de chistes va la cosa os cuento uno : En el dentista: – “Lo siento, pero tiene la dentadura en muy mal estado. Tendré que extraerle siete dientes. – Cielos! ¿y eso duele? – Bueno… A veces me dan calambres en el brazo”.

 ¡No me digáis, que este no tiene gracia !

Photo by Anna Shvets on Pexels.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s