BAUTIZO POR 3

Lo de bautizar a un hij@ es opcional y voluntario. Pues bien, a mí sí me bautizaron y además “por 3”. La historia contada por mi padre tiene mucha más gracia, es algo que no sé suele dar, intentaré relatarla tal cual fue.

Un domingo como otro cualquiera acudimos a la Santa Iglesia para bautizarme tal y como manda el Sacramento. Una vez, allí los abuelos y familiares acaparando las primeras filas, y los amigos y conocidos en sus correspondientes asientos. Asimismo, en el altar Padres y Padrinos, Cura y Monaguillos, el Cirio Bautismal y como no, la ¡Niña!

Se dio todo como debía de darse, y de la Iglesia al restaurante y “aquí paz y después gloria”.

Pero al cabo de unos días pasó lo que nadie se esperaba, el fotógrafo llamó diciendo que las fotos habían salido mal, que no se salvaba ni una y que no entendía que había podido pasar. ¡ahh no, eso sí, que no! ¿no han salido las fotos?, hay que repetir!. Así que, mis padres decidieron pasarme por la pila bautismal de nuevo (decisión consensuada junto con mis padrinos), pero esta vez sin tanta parafernalia, sin invitados y sin amigos, simplemente Padres y Padrinos que serían esta vez los encargados de llevar a cabo el reportaje fotográfico.

El cura recibió la llamada por segunda vez, por parte de mi padre y le dijo que el domingo lo tenia complicado a causa de tantas bodas y comuniones, pero que si era por tener cuatro fotos, pues que intentaría hacernos un hueco y así poder tener un recuerdo.

Pues sin más, allí nos plantamos Padres y Padrinos, Cura y Monaguillos, y por supuesto, la Niña, así que luces, cámara y acción ¡empieza de nuevo el Rito. ¡échele agua a la niña,¡mójela bien! ¡Que se vea en la foto!

Madrina con cámara en mano, foto por aquí foto por allá, monaguillo sujetando las bandejas, Padres y Padrinos posando con la Niña y por supuesto, que no falte ¡el cirio!

Al acabar, el cura echó la llave a su Santa Casa y para la nuestra……. ¡a festejar!

¿Y sabéis qué? No os lo vais a creer, llamó mi madrina entre risas, pasados unos dias diciéndoles a mis padres que las fotos se habían velado, ¡muy fuerte!

Bueno pues no pasa nada, ¡no hay dos sin tres! ¡venga! a llamar al cura otra vez, a ver si tiene un hueco en la agenda y nos puede bautizar, con tal de tener unas cuantas fotos.

A todo esto mi padre cargado con Habanos para dárselos al cura, al que le gustaba fumárselos entre misa y misa, y así compensárle por el detalle de recibirnos tres domingos seguidos, así que ¡ A la tercera va la vencida! ¡echéle agua a la Niña! ¡que se vea bien!, ¡que se vea bien,! ¡mójela, que salgamos en la foto!

Al llegar a casa, la vecina de al lado finalmente se atrevió y preguntó, señor Javier ¿cuántos hijos ha tenido usted? ¡una, una señora Carmen de momento una! ¡ahh es que como les he visto salir tres domingos con el cirio en la mano… ¡ya me parecía a mí!, sinceramente, no sé si la mujer lo llegó a entender.

Photo by Pixabay on Pexels.com

Un comentario sobre “BAUTIZO POR 3

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s