LEVADURA FRESCA “Señorita Eme”

Ya se había hecho de noche y aunque aquel encuentro fortuito había sido de lo más interesante, Marién no quería ni siquiera sentirse atraída.

Martín permanecía en el mismo sitio viendo como ella se alejaba. De repente gritó, ¡perdone, creo que se le ha caído algo! Ella al oir su voz, se detuvo y se giró. Él fue acercándose hasta tenerla de nuevo enfrente. Martín extendió su mano y le hizo entrega de una pulsera de oro que había recogido del suelo hacia diez minutos. ¿Es suya? Preguntó mostrándosela, ha debido de caérsele, ella la cogió y contestó, ¡gracias es usted muy amable!. La pulsera llevaba la inicial de su nombre. Significaba mucho para Marién tenía un valor sentimental, más allá del material.

Sin pensárselo dos veces Martín le preguntó ¿vive Usted por aquí?, ella le contestó ¡sí a dos calles!, él añadió hacía años que no paseaba por el barrio, ha cambiado mucho desde que me fui.

Pues bien, “señorita Eme” que acabe de pasar buena tarde. Soy Martín, encantado de conocerle.

Marién sonrió y cubriéndose con su paraguas fue difuminándose lentamente.

Photo by Zeeshaan Shabbir on Pexels.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s