VASO DE TUBO

Érase una vez aquella frase de “hay que beber leche, es buena para los huesos, es rica en calcio” .

Así que mi tía se lo tomaba al pie de la letra. En ocasiones, me quedaba unos días en su casa. Recuerdo que recién levantada y con las legañas pegadas me llevaba a la cocina y me hacía entrega de un vaso, más grande de lo normal. Ella con su bata y su permanente, yo expectante situada frente a la nevera. Era entonces cuando abanderando ese lema de los niños tienen que beber leche, sacaba la botella y me llenaba aquel vaso de tubo hasta arriba. Me lo hacía beber todos los dias mañana, tarde y noche. Ella me animaba ¡venga bébetelo todo, que no quede ni una gota!. Mis primos que eran más mayores me observaban apoyados en el marco de la puerta y aún terminándomelo, ella seguía diciéndome ¡venga venga que aún te queda!. A mí que me perdonen, pero se me hacía interminable.

A día de hoy, sigue sin gustarme la leche blanca, únicamente me la tomo con el café y a poder ser muy poca. He probado las de soja, almendra, coco, vainilla, hasta incluso de arroz. Mi tía me hizo un flaco favor con los vasos de tubo. Por no hablar del queso y yogures que me hacía probar para después decirme ¡cómetelo que son ricos en calcio!

Photo by Heiner on Pexels.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s