HOY TE HE VISTO

Cuando vivía con mis padres tenía una vecina, que vivía en el piso de abajo, se llamaba Ester. Era una adolescente en plena ebullición que a todas horas escuchaba música. Yo era más pequeña que ella, y la primera vez que escuché aquella canción, a través de la ventana de mi habitación recuerdo que no podía parar de bailar. Me atrapó desde el primer momento.

Ester la cantaba desde el cuarto piso y yo la tarareaba desde el quinto. La cumbia sonaba por todo el patio interior, y nos animaba hasta que ella se cansaba. Poco a poco empecé a aprenderme la letra y a cantarla como si estuviera en un concierto.

Un día y después de muchas semanas sonando aquella melodía, decidí bajar a su casa, con la intención de poder compartir ese momento de alegría y baile en directo.

Abrí la puerta y bajé las escaleras del edificio que nos separaban. Toqué al timbre y su madre que estaba en casa me abrió, me saludó y me invitó a pasar.

Yo no me lo pensé, me dirigí a la habitación de Ester y allí estaba ella con su pelo suelto, en pijama, bailando y riendo. Al verme me preguntó;

¿qué tal, Susana?, recuerdo que le contesté con timidez que quería escuchar la canción. Ester se rió y de nuevo puso aquel disco, me fijé en que ella también tenía la ventana abierta y sin pensármelo dos veces me dejé llevar. Bailé, y canté como nunca “colegiala de mi amor. “

Gracias Ester

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s