LEVADURA FRESCA “Martin”

Martín se iba habituando al barrio, paseaba por las calles que lo habían visto crecer y recordaba con nostalgia sus vivencias de cuando era un niño. Solía ir a una horchateria que estaba cerca del mercado en donde la horchata se la servían bien fría con ese sabor tan característico de la chufa que tanto le gustaba.

Vivía en casa de sus padres que durante tanto tiempo había estado cerrada. Por suerte para él, se había conservado en el mismo estado.

Martín quería reformarla, su idea de tirar el tabique que unía el salón con el pasillo le daría más amplitud y luminosidad y un estilo más minimalista. Llevaba días restaurando aquellos muebles antiguos que habían formado parte de tres generaciones. Se evadía con la madera, los pinceles y la cera. Las cómodas de las habitaciones y la librería del salón, pertenecían a su abuela materna. Quería además deshacerse de la cristalería y de la vajilla de porcelana, que tantas veces habían estado presentes en comidas y cenas y que aún rondaban por casa.

Martín aprovechaba al máximo su tiempo libre haciendo todo aquello que le satisfacía y le llenaba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s