TELÉFONO ESCACHARRAO

Recuerdo aquellas tardes sentados en la replaceta jugando al teléfono estropeado, nosotros le llamábamos el teléfono “escacharrao”, era tan gracioso ver como reaccionábamos cuando no entendíamos la palabra que pretendíamos transmitir, ¿Qué? ¿Cómo? ¿Qué has dicho? ¿No me he enterado?

Las risas íban en aumento a medida que las frases ya no estaban compuestas por verbo, sujeto y predicado, sino que cada uno decía lo que se le antojaba y si podía distorsionar la realidad desde el minuto uno, lo hacía.

Frases como lapecaquetienesenla espaldaesdecolorcaca, cantateunacanciónmanolito,o lamalalabalamabasiga por mucha atención que prestáramos, la confusión se daba y las frases, la mayoría de las veces no tenían sentido. Esa era la gracia del teléfono roto.

Entre gritos de euforia y diversión se daban las carcajadas, y cuanto más escandalosas más se contagiaban.

Entre turno y turno aprovechábamos para comernos el bocata de nocilla o la rebanada de vino con azúcar, no se si esta última merienda influía, y así con todos los morros llenos de chocolate se nos pasaban las horas.

Cuando el intento de frase llegaba a oídos del último receptor, únicamente preguntaba ¿caca, manolito, lamalama? y con esa cara de sorpresa, era imposible no reirse.

No quiero caer en el tópico más típico pero las cosas no son como antes, ya no se juega al teléfono sino que se juega con el, ya veis con una sola preposición como su significado cambia.

Photo by NEOSiAM 2021 on Pexels.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s