CONECTORES

Igual que la vela va quemándose y deshaciéndose la cera, va cayéndo dentro del reloj, la arena.

Del mismo modo que el agua va entrando fuertemente en la presa, va alejándose en la noche el destello fugaz de aquella estrella.

Como si de dos caminos se tratase, estrechándose formando uno solo, van levitando las hojas que a su paso sobrevuelan.

Como si de un mago se tratara, la magia de sus ojos desaparece en aquella eterna mirada.

Igual que el eco resuena alejándose al pronunciar su nombre, va desvaneciéndose su fuerte y sonora voz en aquella cordillera.

De la misma manera que se piensa, se expresa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s