LEVADURA FRESCA

«Marién y Martín»

No podía dejar de mirarla. Allí estaba ella. Martín la observaba con atención, escuchando de fondo «Mona Lisa» de Pérez Prado y alguna que otra carcajada.

Habían pasado ya cinco meses desde aquel primer encuentro fortuito. Marién estaba relajada y distendida. Raúl vio a Martín a lo lejos y levantándole el brazo le pidió que se acercase.

No se lo pensó, sujetando la copa de Albariño le dio dos sorbitos y se dirigió hacia ellos.

Martín, te presento a Marién. Ella se lo quedó mirando fijamente sonrojándose de inmediato.

Encantado «Señorita Eme», y sonrió.

¿Os conocéis?, preguntó Raúl. Marién con voz firme y serena contestó, bueno hace un par de meses, iba caminando por la calle y de repente me choqué con él. Intercambiamos un par de palabras.

¿Y vosotros, también os conocéis? Martín respondió, sí Raúl y yo íbamos al mismo colegio.

Bueno pues ya que nos conocemos todos, voy a seguir saludando al resto de los invitados. Si me perdonaís os veo más tarde. Los canapés no tienen desperdicio dijo Raúl.

Martín en aquel momento se quedó sin palabras. Marién en cambio le preguntó ¿has visto ya algún cuadro que te haya gustado? Sí, uno que está en la sala de arriba, tengo que decirle a Raúl que me lo reserve. Estoy reformando el piso y creo que puede quedar muy bien en el salón.

¿Por cierto, «señorita Eme», perdón Marién quieres que te traiga algo de beber? Si te parece vamos juntos y así pico algo, porque hoy no me ha dado tiempo ni de comer.

Sí claro, tú primera y dejándola pasar se dirigieron a la barra que estaba al fondo, bajo la luz discreta que alumbraba la sala principal.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s